2014/05/14

Si hoy es martes, estoy en el mundo astronave equivocado.



El turismo intergaláctico es muy extraño, unos días apareces en un idílico mundo, con tranquilas y amables niñas paseando por central park; como te encuentras cara a cara con un fragmento de un dios de la guerra, más antiguo que la profesión más antigua de las caracolas marinas, y además cabreado contigo. Son cosas que pasan, algunos lo achacan al espíritu viajero de los integrantes, a la idiosincrasia de conocer nueva gente o incluso al destino…

Yo estoy poco inclinado a pensar que es el destino; no es culpa del destino que los viajeros decidan romper sus consabidos mantras: ¡Vamos juntos hasta el baño! ¡Aquí hay que sobrevivir como sea para luchar mañana! ¡Si hace falta se reniega de la fe de uno para sobrevivir!... Llevados por la diversión del momento.  Es muy fácil olvidarse de todo esto por una cosa tan sencilla como una ballena voladora mal colocada y unos trajes y armas muy chulas que obnubilan la mente de los viajeros con sus destellos….

Así que porque no declarar un viaje por ignotas regiones nunca antes recorridas por ser humano alguno… al fin y al cabo en cada generación tiene que haber un Roald Amundsen listo de llevarse por la aventura… ¿total él lo consiguió no?

Así que si nos animamos del espíritu suicida de un piloto de Zero del final de la segunda guerra mundial y del valor de un perro tirando un carro en la nieve (ver lo que les paso a los pobres perros de Amundsen) hacia el polo sur… Saltemos a la telaraña que tiene un nombre bonito… Total con esa sima cercana, llamada el ojo del terror ahí cerca, tiene que ser genial una ruta turística, algo digno de ver ¿no?

Oye y porque pararse en la primera parada, si vinimos a escalar el Everest, ¡el Everest escalaremos! Que no llevamos cuerda, ni serpa, ni ropa de abrigo… bueeeno ¡ya se verá!

Claro que estos viajes tienden a llevar a una deriva extraña, con paradas de vez en cuando y mira tú por donde este ha acabado en una subasta nudista dónde un amable aventurero libre (o alienígena ladrón e hijo de mala madre si preguntas por ahí) nos decide dar una vuelta turística….

Genial gracias chicos, ¡estos viajes son los que me gustan!!

3 comentarios:

Tiempo de tormentas dijo...

Jajajjajajjajajaja!!!!

Así contado, tiene hasta gracia. Una gracia un tanto negra, pero bueno...

JeJe!

Jo, ya volveremos al mantra de la supervivencia, que no estaba mal del todo.

Un día lo tiene cualquiera

Ito ito dijo...

jajajaja !!!!!!!!!!

Si es que me hacéis pasar unos ratitos... que no se pagan con dinero...

Estupenda historia y post HMJ, se ve inspirada y llena de pasión...
jajaja...
"subir el Everest sin cuerdas, ni guía, ni abrigo..."

jajaja !!!

HMJ dijo...

Sabia que lo disfrutariais