2015/01/23

EL DESPERTAR DEL CABALLERO

El sueño pesaba todavía en sus ojos.
Con cuidado, se quito las legañas.
Se miró al espejo, y casi se atravesó con la mirada.
No sabía exactamente qué era lo que le esperaba.

Poco a poco, fue ejecutando su ritual.
Como hacía cada mañana.
Despertándose lentamente.
Preparándose para asumir la realidad.
Recordando lo que ya sabía.
Desempolvando el caracter necesario.

Dejó todo preparado.
Se giró y echó un vistazo alrededor.
Miró a los suyos con cariño.
Les dijo: "siempre os quiero y siempre vuelvo".

Vestía su mejor y más moderna armadura.
Las armas al cinto, esperando no usarlas.
La mirada alerta, como un depredador.
La conciencia del que sabe lo que es necesario.

Cuando salió por la puerta estaba listo.
La energia lo llenaba completamente.
Pero sutilmente intentaba resistirse a ello.
No obstante, sabía que era lo que había que hacer.

Cuando fuese necesario él estaría allí, y resolvería la situación.

3 comentarios:

Alvaro Ortega dijo...

Hola hla.....
Probando..... jjjjj.....

Tiempo de tormentas dijo...

¡SORPRENDENTE!
Uno de los compañeros de viaje que se perdieron en la niebla y de los que nunca más se volvió a saber.

¿Esta usted bien?
¿Se ha perdido, o ha estado perdido?
;P

Tiempo de tormentas dijo...

Ah si:
Bienvenido de nuevo