2014/01/22

Esperar



Veinticinco embers o cien si la cogían…, no estaba mal. Era un dinero justo. Un dinero por hacer un “trabajito” que se iba a hacer igualmente; no era mala recompensa no…

Ahora empezaba el proceso de esperar, hacer guardia, levantarse, dormir, esperar… la eterna espera; no la aguantaba. Además hacía días que la primavera y el invierno pugnaban por su tiempo y el invierno llevaba las de ganar; anteayer, con el aguanieve, la mula se torció una pata al patinar con las piedras y tuvieron que sacrificarla. No era bueno, además se podían haber sacado un dinero por el viejo animal en algún sitio. 

No le gustaba desperdiciar el dinero, gastarlo sí, desperdiciarlo no. Con los treinta o cuarenta embers que podían haber sacado por la mula hubiera dormido en un techo varios días y con compañía incluso… Piel blanca aun sin quemar por el salado viento que azotaba la región y sobre todo dulce olor a juventud; no agrio, como carroña corrompida, al que acostumbraba.

- ¿Era eso gente hablando? ¡Si lo es!- pensó mientras se levantaba para arrimarse a la cornisa. La gente de las aldeas es muy ruidosa y tiende a hablar sin necesidad, de hecho estos tenían pinta de ciudad, muy alegres y dicharacheros… demasiado, casi le daban pena porque parecían mucha buena gente, hasta que empezó a contarlos.
-“Haraganes, hoy tenemos trabajo”, susurro, dándoles un pequeño puntapié a sus compañero mientras apurando el pellejo antes que sus compañeros dieran cuenta de él.

(...)

-Son demasiados- pensó, habrá que organizarlo bien, no puede fallar nada.
-Vosotros dos por los flancos y yo intentaré colarme por la chiquilla- señalando con el dedo por donde cada uno iría.
-Claro, ¡tú quieres la chiquilla para ti solo! - barboto Bronco
-Silencio- reconvino Gurb – ¡Habláis más que mi mujer!-
-¿Cuál de ellas?- tercio Bronco con un ligero fruncimiento de la boca que podría interpretarse como una sonrisa en un día amable.
-Vamos es el momento- indicó.

(Se hizo el silencio) mientras empezaban a desplazarse por separado…

5 comentarios:

Ito ito dijo...

Me gusta eso de que ninguno diga: "yo me encargo del grandote"
"y yo del cojo"

Me deja mucho más tranquilo....

Ito ito dijo...

Aunque pensándolo mejor....


Con HMJ hay que tener más cuidado de lo que NO dice...

Ummm...

HMJ dijo...

Como me conoces...

Tiempo de tormentas dijo...

Siempre me ha gustado la palabra haraganes.
Suena como que lo tiene que decir alguien de otra época.
No me imagino a gente moderna hablando de haraganes.
Parece una palabra propia del protagonista de la naranja mecanica

Tiempo de tormentas dijo...

eh.......!!!
¿Dónde esta la siguiente parte?