2014/10/06

DECLARACIÓN DE INTENCIONES 2: YA BASTA... HOMBRE, YA BASTA

Ya basta de tanta tontería.
Ya basta de tanta agonía.
Ya basta de tanta tristeza.
Ya basta de perder el tiempo lamentándonos.
Ya basta de fijarnos solo en lo malo.
Ya basa de tanta mierda.
Ya basta de tener miedo.
Ya basta de enfrentarnos.
Ya basta de descargarse en quien no tiene la culpa.
Ya basta de estar todo el día dandole vueltas a lo mismo.
Ya basta de no querer cambiar y quejarnos de que todo sigue igual.
Ya basta de intentar conseguir diferentes resultados con los mismos métodos.
Ya basta de dominar y aplastar.
Ya basta de tomaduras de pelo.
Ya basta de aceptarlas para no discutir.
Ya basta de complejos.
Ya basta de infravalorarse.
Ya basta de darle tiempo al enemigo para que recoja su arma.
Ya basta de darle la mano para que nos la vuelvan a cortar.
Ya basta de convertirnos en el tipo de persona que es nuestro enemigo con el único objetivo de derrotarlo.
Ya basta de desconfiar de todo el mundo menos de quien debemos hacerlo.
Ya basta de mirarnos a los ojos como si fuese un combate.
Ya basta de guardarnos las sonrisas como si hubiese que ahorrarlas.
Ya basta de querer que nos quieran mientras miramos a los demás como si los odiásemos.
Ya basta de correr como locos hacia delante, sin saber a donde vamos, ni de quien huimos.
Ya basta de pisar las flores y empujar inocentes en plena huida hacia la nada.
Ya basta de ser medios, en lugar de seres vivos.
Ya basta de alienación.
Ya basta de soledad.
Ya basta de necedad.
Ya basta de superficialidad inerte.
Ya basta de profundidad dañina.
Ya basta de existencialismo agonizante.
Ya basta de no vivir porque nos pueden hacer daño.
Ya basta de que no nos dejen tener nuestro mundo interior.
Ya basta de olvidarse de las inmensas posibilidades que tenemos.
Ya basta de pensar en lo que no podemos tener y despreciar lo que tenemos.
Ya basta de conformarse solo con lo que nos dejan ser y tener.
Ya basta de revolcarse en el barro, de supurar pus, de hablar con puñales.
Ya basta de dejar pasar el tiempo, es demasiado valioso.
Ya basta de intentar hacer tantas cosas, que en el fondo no disfrutas de ninguna.
Ya basta de no pararse a oler nuestro entorno, de no saborear la vida.
Ya basta de llorar, o de no atreverse a hacerlo.
Ya basta de ser otros, de hacer el papel que nos han asignado.
Ya basta de reprimirse, de auto-reprenderse, del sentimiento de culpa, de sentirse hundido, de pensar que lo hacemos todo mal, de querer ser perfectos, de no reirnos cuando cometemos un error no mortal, de querer ser más serios que la propia seriedad, de tener un palo metido en el culo del tamaño de un rascacielos, de tener miedo a nuestro destino y perderlo del todo.
Y sobre todo, ya basta de no querernos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Oooooooole !!!

No se puede decirlo más claramente
Felicidades por el enorme calibre de éste post.




El ito.

HMJ dijo...

Estas haciendo bien, sacándolo... de hecho hasta me ayudas a mí a hacerlo

Tiempo de tormentas dijo...

En realidad escribo porque me sale del bolo.
Pero me alegro de que os guste, y si ya de paso os resulta útil y le sacáis provecho, pues mejor.

Ghoul dijo...

A mi desde luego si me sirve. Muy bueno TDT!

Tiempo de tormentas dijo...

Gracias :)